De Tintín y de Hergé a estas alturas hay poco más que contar, salvo que juntos crearon un espejo del mundo por el que todos los lectores viajamos sin movernos de un sillón, como en la muestra ‘Los viejas del reportero Tintín’.