Literal: Warren Beatty dijo que era ‘La La Land’ y no, fue ‘Moonlight’ la que ganó el Oscar. Imagínense: todo el equipo de ‘La La Land’ en escena y gente de la Academia diciendo “no es una broma, es Moonlight, es Moonlight”. Así ha sido una ceremonia algo aburrida y clásica, hasta la sorpresa (broma mítica incluida) final. Donald Trump se va a partir de risa…

Un triunfo total al cine afroamericano, que acumula Mejor Guión Original, Mejor Actriz de Reparto, y también Mejor Película después de que ni Warren Beatty ni Faye Dunaway, que presentaban el galardón final, acertaran (sin gafas) a leer bien la cartulina sellada. El reparto final deja a ‘La La Land’ con 6 Oscar, ‘Moonlight’ con 3 (incluido el inesperado), ‘Manchester frente al mar’ y ‘Hasta el último hombre’ con dos, y finalmente ‘La llegada’ con uno. Fue la noche del amor de Hollywood sobre sí misma. También la del desprecio de la industria por una de las mejores películas de ciencia-ficción en años, ‘La llegada’, que tenía ocho nominaciones y sólo se llevó uno, el de Mejor Mezcla de Sonido. Que Amy Adams no estuviera nominada también fue una falta de respecto a un género que marcará, sin duda, el siglo presente.

‘La La Land’ tardó en arrancar, pero cuando lo hizo se llevó por delante muchas aspiraciones. Por encima de todo fue la consagración de Damien Chazelle, Mejor Director con apenas 32 años, extremadamente joven. Necesitó llegar a las 4.00 de la mañana (hora española) para empezar con la apisonadora, pero lo hizo con brío: seis Oscars. Ganó el de Mejor Actriz, Mejor Director, Mejor Fotografía, Mejor Banda Sonora, Mejor Canción y Mejor Diseño de Vestuario. Era la preferida por la industria, por los medios, y también una de las que más apoyos había tenido, si bien ‘Figuras ocultas’ es la más taquillera, con varias semanas en el número 1 desde su estreno. Si no hubiera sido por el error-sorpresa-follón del final, quizás habría sido la noche perfecta para la industria.

La prueba de que Beatty se equivocó: Mejor Película para ‘Moonlight’

Sin embargo también fue la noche en la que Hollywood aprendió que la mejor manera de fundirle los plomos a Donald Trump era obviarle. Críticas sí, pero limitadas, porque hace más daño un premio a una película de afroamericanos, a musulmanes o a documentales de denuncia de la crisis de Siria. Y al talento. Hollywood sabe nadar y guardar la ropa, aunque cometa muchas injusticias. Y eso que incluso Jimmy Kimmel le picó: una de las bromas de Jimmy Kimmel fue enviarle un tweet en directo con la esperanza de que picara y contestara. Y así multiplicar la audiencia. Bien pensado, pero o a Trump le quitaron el teléfono o se contuvo. La noche empezó con las dos caras de la industria: Justin Timberlake cantando, bailando, con la misión de hacer moverse a un público que entraba todavía para sentarse y que, en gran medida, pasó de él. Y después de un sobrio monólogo de Jimmy Kimmel, algunas bromas sobre Trump (menos de los que se podrían esperar, pero ya dijo que intentaría tener el control), sobre las películas… y sobre Matt Damon.

Para quien no lo sepa: Damon y Kimmel son amigos en la vida real y archienemigos en televisión. Llevan años conspirando entre ambos para hacer sketches, bromas y todo tipo de montajes para tomarle el pelo al público, desde un falso secuestro de Kimmel a toda una operación de adulterio falso que se hizo viral, ‘I’m fucking Matt Damon’. Y por supuesto le leyó la cartilla: estás más gordo, hiciste el truño de ‘La Gran Muralla’, etc, etc… Lo previsible. Kimmel se mostró contenido, irónico e inofensivo, siguiendo quizás la máxima de que un ataque frontal a Donald Trump sería utilizado por la derecha ultra para justificarse en sus creencia anti-Hollywood, antiliberales y anti-todo.

Viola Davis, la única que sacó algo bueno de ‘Fences': premio a la Mejor Actriz

Y esa tónica se repitió mucho: Viola Davis, que se llevó un cantadísimo Oscar a la Mejor Actriz de Reparto por ‘Fences’, se centró en lo emocional y dejó de lado la política. Eso sí, se pasó de intensa: llorar tanto no puede ser bueno. Quizás Hollywood no sea tan narcisista políticamente como parece y tiene algunas luces: unidad en lugar de cebarse con el presidente. Eso sí, algunos premios eran toda una declaración de intenciones, que es la mejor manera de llevarle la contraria a un racista manipulador: Mahershala Ali ganó el premio a Mejor Actor de Reparto por ‘Moonlight’, y es musulmán; y poco después llegó el galardón a ‘The Salesman’ (Irán), de Asghar Farhadi, al que se le prohibió la entrada en EEUU durante el tiempo que estuvo vigente la prohibición de Donald Trump a seis países islámicos, entre ellos Irán. Farhadi decidió no ir al final como protesta.

La noche fue también la consagración de la “gran minoría americana”, los negros, que han visto recompensada su ausencia inexplicable el año pasado. Empezó bien para ‘Moonlight’ y ‘Fences’, la gran huella afroamericana mediante el dolor de la marginalidad racial, sexual y social, donde el crimen queda asociado a una comunidad, que es masacrada. También fue un palo que premiaran ‘The White Helmets’, corto documental sobre los rescatadores de refugiados en Siria. Y de manera más sutil: ‘Zootrópolis’, una película de animación con mensaje de unidad entre minorías, y que es una sofisticada herramienta sociológica y política con un gran éxito comercial. No obstante, las críticas fueron sutiles. Es decir, que realmente han aprendido la lección de que la mejor manera de tumbar a un narcisista es obviarle.

Jimmy Kimmel en uno de los momentos de la gala

En cuanto a otros premios, destacan los dos Oscars de ‘Hasta el último hombre’, el regreso triunfal de Mel Gibson al redil de Hollywood, por ahora, en parte porque ha sabido estarse callado. Otro outsider que no se fue de vacío fue Casey Affleck, que vio recompensado su esfuerzo en ‘Manchester frente al mar’ con el premio al Mejor Actor, muy emocionado (a pesar de haber ganado casi siempre en todas las galas de premios esta temporada), con beso de su hermano Ben incluido. Igual de sentimental se puso Emma Stone con otro de los premios cantados, el de Mejor  Actriz: su voz rasgada se hizo todavía más extrema intentando contener las lágrimas. Le va en ello en lo personal: durante años sufrió ataques de pánico y el rechazo en los casting, hasta que finalmente lo logró.

Juicio final: una gala clásica, contenida, un par de momentos realmente buenos (principalmente entre Jimmy Kimmel y Matt Damon), un error garrafal y chapucero, Donald Trump que se escapó vivo porque Hollywood ya empieza a pensar estratégicamente, premios lógicos y, una vez más, la injusticia sistemática de esta industria contra un género en concreto, la ciencia-ficción. Pero esa es otra historia.

Casey Affleck ganó el Oscar al Mejor Actor

Emma Stone consiguió el premio de Mejor Actriz, pero su compañero Gosling se fue de vacío

Moonlight-125270830-large

Mahershala Ali (izquierda) ganó el Oscar a Mejor Actor de Reparto

TODOS LOS GANADORES DE LOS OSCARS 2017

Mejor Película: ‘Moonlight’

Mejor Director: Damien Chazelle por ‘La La Land’

Mejor Actor: Casey Affleck por ‘Manchester frente al mar’

Mejor Actriz: Emma Stone por ‘La La Land’

Mejor Guión Original: Kenneth Lonergan por ‘Manchester frente al mar’

Mejor Guión Adaptado: Barry Jenkins por ‘Moonlight’

Mejor Actor de Reparto: Mahershala Ali por ‘Moonlight’

Mejor Actriz de Reparto: Viola Davis por ‘Fences’

Mejor Documental: ‘O. J.: Made in America’

Mejor Película Extranjera: ‘The Salesman’ (Irán)

Mejor Corto de Animación: ‘Piper’ (Pixar)

Mejor Película de Animación: ‘Zootrópolis’

Mejor Corto Documental: ‘The White Helmets’

Mejor Corto de Ficción: ‘Sing’ (Hungría)

Mejor Banda Sonora: Justin Hurwitz por ‘La La Land’

Mejor Canción: ‘City of Stars’ de ‘La La Land’.

Mejor Fotografía: Linus Sandgren por ‘La La Land’

Mejor Diseño de Vestuario: ‘La La Land’

Mejores Efectos Visuales: ‘El libro de la selva’

Mejor Montaje: ‘Hasta el último hombre’.

Mejor Maquillaje y Peluquería: ‘Escuadrón Suicida’

Mejor Vestuario: ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’

Mejor Montaje de Sonido: ‘La llegada’

Mejor Mezcla de Sonido: ‘Hasta el último hombre’.