Olvídense del Gran Cañón del Colorado, una auténtica nimiedad al lado del gigantesco cañón geológico de casi 1.000 km que han encontrado bajo la gruesa capa de hielo de la Antártida.