El cine judicial tiene un toque muy bueno en Hollywood: les encanta. Y lo bordan. La justicia americana es como un teatro, la europea, como un ajuste de cuentas civilizado con pelucas, pedestales y mucho aire trascendente.