Primero Lee Lozano, creadora de una obra provocadora y radical que cuestionó todas las estructuras sociales, y condensada en apenas doce años durante los años 60. Y después otros que rompieron moldes, los integrantes del grupo NSK (Neue Slowenische Kunst), “Nuevo arte esloveno”, que protagonizó una de las experiencias más significativas en la eclosión cultural de la Yugoslavia de los 80. Ambos en el Museo Reina Sofía.