El pasado febrero llegaba a España una auténtica patada en el orden patriarcal, entendido como la degradación de la mujer. Más que una novela gráfica reivindicativa, ‘Bitch Planet’ (Astiberri) es una pataleta bien diseñada y mejor pensada, una inversión de la virulencia masculina a favor de las mujeres creada por Kelly Sue DeConnick.