‘El Arte y el Cuerpo’ (Phaidon) es el estudio más amplio sobre la representación del cuerpo en el arte que se ha publicado, desde las épocas primitivas iniciales hasta el videoarte y las performances que utilizan la anatomía como parte de la representación móvil.

Desde una de las primeras representaciones conocidas de la forma humana (como la Venus de Willendorf, hacia 24.000 a.C.) hasta vídeos y performances de artistas contemporáneos como Marina Abramović, Joan Jonas y Bruce Nauman, el libro ilustra la diversidad y los intereses comunes de las culturas del mundo a través de sus manifestaciones del cuerpo. ‘El Arte y el Cuerpo’ fue publicado el pasado 13 de octubre y es el mayor compendio hecho hasta ahora. Incluye obras de más de 400 artistas (desde Botticelli, Rubens y Matisse hasta Antony Gormley, Tracey Emin y Yoko Ono) y abarca 35 milenios de arte figurativo, abstracto y conceptual.

Las obras están agrupadas en diez capítulos temáticos: belleza, el cuerpo ausente, religión y creencias, cuerpos y espacio, sexo y género, emoción corpórea, poder, los límites del cuerpo, el cuerpo Impuro e identidad. Dentro de esos temas, se yuxtaponen obras de distintos periodos históricos del arte, regiones del mundo y todos los medios posibles. Esos emparejamientos permiten al lector reflexionar sobre obras célebres en nuevos contextos y presentar trabajos artísticos menos conocidos.

En el capítulo que aborda los límites del cuerpo, ‘Autorretrato con oreja vendada’ de Vincent van Gogh (1889) se empareja con ‘Ear on Arm’ de Stelarc (2006–2007), para la cual el artista se implantó quirúrgicamente una oreja en el antebrazo izquierdo. ‘Verano en la ciudad’ de Edward Hopper (1949), que captura la distancia emocional entre dos amantes, se sitúa junto a ‘Retrato doble de Berdie’ de Larry Rivers (1955) en el capítulo titulado “Emoción corpórea”. Esta última obra es un afectuoso retrato doble de la anciana suegra de Rivers, criticado en su época por su realismo poco favorecedor y por su rebelión contra el expresionismo abstracto que dominaba el arte estadounidense a mediados de los años cincuenta.

‘Olympia’ de Manet (1863) muestra a una desafiante prostituta desnuda y provocó un escándalo cuando fue expuesto por primera vez, además de revolucionar la representación del desnudo femenino en el arte occidental. El artista Yasumasa Morimura lleva este influyente cuadro un paso más allá en ‘Retrato (Futago)’ (1988), en el que el artista interpreta el papel de Olympia e incita a los espectadores occidentales a cuestionar y reevaluar sus percepciones de la identidad cultural asiática. Ambos aparecen juntos en el capítulo dedicado a la belleza.

‘Un tigre, ocho pechos’ (2010) de Ai Weiwei subvierte la relación de poder entre el artista vestido y una modelo desnuda. Ai es fotografiado desnudo junto a las ayudantes de su estudio y la defensora de los derechos humanos Ye Haiyan. La fotografía se muestra junto a ‘La libertad guiando al pueblo’ de Eugene Delacroix (1830), en la que la Libertad, que aparece con el pecho desnudo, se muestra a la vez como una diosa alegórica y como una mujer robusta del pueblo.

‘El Arte y el Cuerpo’ ha sido concebido por las editoras de Phaidon Deborah Aaronson, Diane Fortenberry y Rebecca Morrill, con un ensayo introductorio de Jennifer Blessing y aportaciones de varios expertos. Las obras fueron seleccionadas por su importancia en la historia del arte y por las cautivadoras historias que cuentan. El libro sigue la tradición de superventas de Phaidon como ‘La Historia del Arte’, ‘El ABC del Arte’, ‘El ABC de la Foto’ y ‘30.000 Años de Arte’.