Tres conciertos ofrecerá Cullum durante el 50º Festival de Jazz Heineken Jazzaldia que se celebrará en San Sebastián del 22 al 26 de julio, y cada uno muy diferente al anterior.

La “oveja negra” del jazz contemporáneo en su versión más comercial, capaz de llenar un estadio con su particular visión del jazz-soul destrozapianos, será una de las caras más reconocibles del Jazzaldia en su 50 aniversario. Ofrecerá tres conciertos bien diferentes: una sesión como DJ en las terrazas del Kursaal, lo que da cierta idea de su eclecticismo; otro concierto más clásico, en solitario y a solas con el piano en el Auditorio Kursaal, el instrumento que le define y le da cobertura, y finalmente otro con la banda que suele acompañarle en las giras, esta vez en la plaza de la Trinidad. Será el plato fuerte del festival, y un movimiento muy calculado: se calcula que podría generar más de 10 millones de euros todo el festival, y nada mejor que Cullum para coronarlo. Las entradas ya están a la venta desde ayer mismo.

El Jazzaldia es fundamental en la oferta cultural de San Sebastián, una de las dos patas junto con el Festival de Cine bautizado con el nombre de la ciudad y que es otra imagen de marca de un localidad volcada con la cultura, especialmente de cara al año que viene. El jazz empezó poquito a poco y ha terminado por ser un referente: en la edición del año pasado hubo nada menos que 150.000 espectadores, convertido ya el festival en un referente internacional. Pero Cullum no estará solo, él es el mascarón de proa y el tirón popular necesario en una sociedad donde el jazz sigue siendo minoritario.

Jamie Cullum 

El certamen lo abrirá el Jazz Band Ball, el 22 de julio, mezcla de estilos en las terrazas del Kursaal y en el Escenario Verde, con entrada libre, como el grupo rhythm & blues Earth, Wind & Fire Experience o Jimmy Cliff. En esta sesión figurará The Cookers, una joint venture con siete genios: Donald Harrison y Ben Harper, saxos, Dan Weiss y Eddie Henderson, trompetas, y al trío formado por George Cables, Cecil McBee y Billy Hart. Hay que añadir a Carla Cook y Zanmari Baré. De colofón, Cullum en su versión Dj.

El jueves 23, en la plaza de la Trinidad, actuarán Silvia Pérez Cruz y Zaz, y al día siguiente en el mismo lugar Iñaki Salvador, Andrzej Olejniczak, Maciej Fortuna, Gonzalo Tejada, Borja Barrueta y finalmente, otra vez, como cierre, Jamie Cullum con su banda. El sábado le tocará a Dee Dee Bridgewater con banda de Nueva Orleans dirigida por Irvin Mayfield más The New Standard Trio. El domingo 26 todo para Melody Gardot. En el Auditorio Kursaal la programación incluye cuatro sesiones de Jamie Cullum en solitario con el piano para el día 23; al día siguiente Benny Golson ocupará el espacio, el día 25 Joshua Redman y The Bad Plus, y finalmente el día 26 la formación Blade Runner, compuesto por John Zorn, el bajista y productor discográfico Bill Laswell, el batería de Slayer y el cubano Dave Lombardo.

El teatro Victoria Eugenia de la ciudad también será uno de los escenarios, pero más volcado hacia la experimentación. Albergará tres sesiones de 45 minutos cada una con músicos y mezcladores del jazz, una variante que bebe mucho de iniciativas de otros festivales donde se experimenta y da salida a otras formas de entender el jazz, género mestizo donde hay pocos. Para esta edición están citados Heliographs de Erik Honoré, la noche del 23 de julio; la banda Rayuela de Josetxo Silguero y Pierre Jodlowski, el 24; y el sábado 25 los jamaicanos Sly & Robbie junto a Nils Petter Molvaer y Eivind Aarset. Y para el día 26 Johann Sebastian Jazz, un proyecto de diálogo musical entre los pianistas, Iñaki Salvador y Alexis Delgado, jazzista y músico clásico respectivamente.

The Cookers

Zaz

Dee Dee Bridgewater copia

Azar Lawrence

Melody Gardot