CA2M expondrá del 12 de junio al 19 de octubre ‘Es posible porque es posible’ del RAQs Media Collective,  y apoyados por la Universidad Autónoma de México y la Fundación Proa de Buenos Aires. 

El colectivo formado por Jeebesh Bagchi (1966), Mónica Marula (1969) y Shuddhabrata Sengupta (1968) presenta ‘Es posible porque es posible’. Raqs Media Collective, afincado en Nueva Delhi, es un laboratorio de pensamiento que propone la estética como punto de partida para una refl exión social y política. Actualmente, el colectivo Raqs realiza instalaciones y performances así como proyectos editoriales, de comisariado y programas educativos desde diferentes prácticas como la sociología, la geografía, las matemáticas, el diseño industrial o el urbanismo.

El origen de su nombre tanto hace referencia a la palabra usada en persa, árabe y urdu para definir un estado de meditación, como al acrónimo en inglés «Rarely Asked Questions», -cuestiones raramente preguntadas-, un guiño a las faqs «Frequently Asked Questions»- que encontramos en muchas páginas web.

«Es posible porque es posible» es una afirmación irrefutable contra cierto determinismo derrotista. Este título se convierte pues en un llamamiento o una especie de acto manifestatario. Frente a la indeterminación de aquel “I would prefer not to” (Preferiría no hacerlo) del personaje creado por Melville, en su obra ‘Bartleby, el escribiente’, “Es posible porque es posible” es una afirmación rotunda, casi un imperativo, sobre la posibilidad de pasar de la potencia al acto.

Para el colectivo Raqs, posible y probable son conceptos lejanos: aquello que se imagina puede llegar a ocurrir, porque, de hecho, ya está ocurriendo al ser enunciado. Una posibilidad que rompe muchas de las certezas que habitualmente asumimos de forma acrítica y que nos conducen por el laberinto del pensamiento único. En este sentido la exposición analiza la obra de Raqs Media Collective como una de las posibilidades de la práctica, la crítica y la invención, así como una refutación en vivo de cierto determinismo al que parece estamos abocados. Esta “posibilidad” se convierte también en un revulsivo contra la aparente obligación de aceptar las imposiciones, con resignación o sin ella.