Estaba más que cantado pero finalmente ya lo hicieron público: la quinta temporada de Juego de Tronos se rodará en parte en Andalucía. 

Sevilla y Osuna, y más concretamente el Alcázar hispalense, será el escenario de una buena parte de los episodios de la quinta temporada de la serie de más éxito en HBO y quizás de las que más impacto han tenido en los últimos años. Con 13 millones de espectadores directos en EEUU y más de cien millones en el resto del mundo, más haber roto el récord de pirateo y de visiones por internet, augura una de las mejores campañas de promoción indirecta para ambas ciudades en los próximos años. Quizás el dinero directo e indirecto no será tanto como se han apresurado a proclamar las autoridades (especialmente el ayuntamiento sevillano), pero sí que es un punto a favor.

Ha sido la propia cadena HBO la que, a través de la Sevilla Film Office y la Osuna Film Office, ha confirmado esta nueva localización que se une a las de Malta, Irlanda, Islandia o Croacia. La grabación está programada para este año con vistas a estrenar los nuevos capítulos en la primavera de 2015. La cadena, que en este momento solo habla de “varias localizaciones naturales”, ha adelantado que publicará “información más específica” cuando se acerque la fecha del rodaje. Lo que es una buena noticia ha sido usada políticamente por el alcalde sevillano, Juan Ignacio Zoido, del PP, que ha exagerado bastante el impacto del rodaje, que difícilmente alcanzará los “cientos de millones” que han sugerido desde varias fuentes ni los “miles” de puestos de trabajo.

Principalmente las localizaciones andaluzas se centrarán en el oriental Reino de Dorne, regido por el príncipe Doran Martell, hermanos mayor de Oberyn Martell, que (ojo spolier), terminó como terminó al final de la cuarta temporada. El Alcázar, en concreto, representará los Jardines del Agua; también probable que, dentro del proceso de búsqueda de enclaves en la región, se pueda acoger el rodaje de escenas situadas en Lanza del Sol, capital de Dorne y asentamiento principal de la Casa Martell. El reino de Dorne no aparecerá, siguiendo el ritmo de los libros, hasta la quinta temporada, que se nutre en parte del cuarto tomo de la saga, titulado ‘Festín de Cuervos’. En el otro lado está Osuna, cuya participación no se ha concretado todavía; no obstante, apuntan a la Colegiata, Las Canteras, la plaza de toro o incluso la Universidad, como futuros escenarios.

España se convierte así en el séptimo país donde ‘Juego de Tronos’ establece su ‘set’ de rodaje: la base central, donde se ruedan gran parte de los interiores y de exteriores, está en Belfast (Irlanda del Norte); bases secundarias han sido Croacia (Desembarco del Rey, para que el lector se haga una idea), Islandia (el Muro y al otro lado del mismo), Marruecos y Matla (Bahía de los Esclavos) y EEUU, donde a pesar de pagar las facturas finales apenas se han rodado un par de escenas, como la del foso del oso, por ejemplo.

Patio de las Doncellas, en el Alcázar sevillano, donde se rodará alguna de las escenas