‘Cuando deje de llover’ triunfó este año con tres premios Max en una ceremonia casi íntima del teatro español en Barcelona y con muchos mensajes, especialmente para la clase política y los que parecen odiar la cultura.