Una película en euskera es la gran apuesta de la Academia de Cine nacional para poder optar a una de las nominaciones en la categoría de mejor película en habla no inglesa para 2016. Ahora sólo falta que Hollywood tenga el mismo fervor.