Utah es el paraíso de la paleontología y de los fanáticos de los grandes saurios: sus grandes catas de terreno no paran de arrojar más y más especies: la última, un pariente del T-Rex de hace 95 millones de años.