Tolkien no deja de reaparecer como un Guadiana literario; años de trabajo literario surgen cuando parece que todo lo que salió de su mente ya está publicado y explotado. Ahora un anuario escolar de los años 30 ha dado otra sorpresa.