Algo majestuoso o terriblemente extraño debe salir de la mezcla del inclasificable Jodorowsky con la obra vital de Frank Herbert, ‘Dune’, saga fundamental de la ciencia-ficción moderna.