Martín Chirino, uno de los escultores clave de la segunda mitad del siglo XX, nacido en Las Palmas, invade amistosamente Tenerife con su talento de forja.