Fin de año, nuevo año, misma sensación de Apocalipsis gradual en el cine. 

En 2013 el cine en España habrá perdido 107 millones de euros respecto a 2012 con una suma final de 507 millones de euros, apenas la mitad de lo que ha generado ‘The Hobbit’ con su primera película en un año. Hasta ahí se ha jibarizado la taquilla y la industria. Según el ICAA, institución dependiente del Ministerio de Cultura y que elabora y registra todos los datos del gremio gracias a varias empresas que escudriñan los datos contables y de audiencias.

La taquilla nacional no levanta cabeza. Un ejemplo es que apenas es capaz de generar un gran taquillazo. En 2011 fue ‘Torrente 4’, con Santiago Segura caminando sobre las aguas para poder salvar el orgullo patrio. Y en 2012 fue otra película “española”, ‘Lo imposible’, que superó la barrera de los 40 millones de euros. Este año sólo ‘Las brujas de Zugarramurdi’ ha dado la talla con 4,7 millones de euros de taquilla, muy lejos de las anteriores. Por encima quedó una película que repite el método de la coproducción con Hollywood, ‘Mamá’, con 8 millones de euros, producida por Guillermo del Toro, con un director argentino (Andrés Muschietti) y actores americanos (Jessica Chastain y Nikolaj Coster-Waldau). Y eso es todo.

‘Las brujas de Zugarramurdi’

A la inexistencia de un taquillazo nacional se une una caída en la venta de entradas de todo el cine en general, que apenas superó los 80 millones de tickets. Pero esto no significa que todos pierdan: el sector, estrangulado por los impuestos y la falta de soluciones al fin del sistema de las subvenciones, le cede el testigo de la sonrisa al Ministerio de Hacienda, que gracias a un IVA abusivo del 21% conseguirá recaudar mucho más dinero, concretamente 88 millones de euros, el triple. Es pura suma. Al Estado no le interesa otra cosa. Al menos con este gobierno. Lo cual no ha generado ninguna tranquilidad a productores y distribuidores.

Para 2014 la situación no va a mejorar en absoluto: las televisiones siguen sin asumir su parte del mercado, con todas ellas reduciendo costes en plena crisis, el Gobierno no baja los impuestos y la Ley de Mecenazgo sigue en el congelador. Esto provoca una caída del número de rodajes: hace tres años que no supera el centenar y va camino de caer incluso de 80 este año. Sólo quedan los regresos de viejas franquicias para seguir adelante: Santiago Segura prepara la quinta de Torrente y Balagueró la cuarta de REC. 

‘Mamá’