Benicàssim abre mañana día 17 las puertas del FIB hasta el 20 de julio con un cartel de viejas y nuevas glorias y mucho camping, mucho sol y ganas de recuperar el pulso y el trono de los festivales. 

Han pasado muchas cosas en dos años, demasiadas como para que no deje huella, pero lo cierto es que el FIB regresa una vez más con nuevo director, Melvin Benn, un gancho en España y otro en las Islas Británicas, y muchas ganas de superar la barrera de las 120.000 personas reunidas durante esos días, con un cartel que incluye en lo más alto a Kasabian, Manic Street Preachers y The Charlatans, entre otros. Guiños al pasado con estas incorporaciones que fueron los cabezas de cartel de ediciones anteriores, apuesta por la música británica y la recuperación de las fiestas de bienvenida.

Entre tanto el festival sigue en proceso de UCI económica, recuperándose pero muy tocado por las deudas, hasta el punto de que ha habido hasta tres cambios accionariales en otros tantos años y que supuso la salida de V. Power para su saneamiento. El nuevo director general de la empresa que impulsa el festival ha asegurado que tiene un proyecto pensado a largo plazo y que será beneficioso tanto para el turismo de Benicàssim, como de toda la provincia, que cada año recibe cerca de 45 millones de euros de negocio derivado o directo por los festivales que alberga, es decir, más de 2.000 puestos de trabajo.

El FIB ha tirado de grandes nombres: Kasabian, Manic Street Preachers y The Charlatans, Cat Power, Albert Hammond Jr, Ingrosso y Alesso, Automatics, Drenge, François & The Atlas Mountains, Nina Nesbitt, Slow Magic y Tachenko. La lista crece y crece: también estarán Paul Weller, Paolo Nutini, Lily Allen, Jake Bugg, Travis, James, Tinie Tempah, Chase and Status, M.I.A, Tame Impala, The 1975, The Courteeners, Klaxons, Kodaline, Of Montreal, The Presidents of the United States of America (otros que vuelven), Sub Focus y Telegram entre otros. 

Kasabian

Kasabian (foto de portada) es una banda de rock alternativo británica formada en el condado de Leicestershire en 1999 por el vocalista Tom Meighan, el corista y guitarrista Sergio Pizzorno y el bajista Chris Edwards en sus primeros tiempos. Un sonido muy particular lleno de guitarreo y coros muy particulares que arrastrarán a muchos hacia la costa. Ya llevan cuatro álbumes y un éxito arrollador en Europa. A su estela aparecerán otros que ya están más talluditos y llevan más tiempo en el negocio, como Manic Street Preachers, que ya fueron cabeza de cartel hace unos 13 años cuando despuntaba el siglo y que vuelven (como tantas otras bandas) para demostrar que la economía es suficiente para hacer más discos, como ‘Rewind the film’, que presentará en el FIB.

También estarán The Charlatans con toda su carrera indie a cuestas y el honor de haber sido de los primeros grupos en pisar el FIB a mediados de los 90 cuando aquella acampada de música, sol, playa y lo que se terciara apareció en el horizonte de una España que todavía estaba recuperándose de la enésima crisis económica. Porque la misión es echar el resto, un órdago del festival a sí mismo después de los problemas del año pasado. No hay nada peor para una empresa, y el FIB lo es, que ver cómo la guadaña del cierre se pasea día sí y día también sobre tu cabeza. Vince Power lo sabía bien y mantuvo hasta el final las dudas: se llegó incluso a la posibilidad de retrasarlo o anularlo. Hasta ahí llegaron los problemas. Hay que aparentar que no pasa nada. La entrada de dinero fresco británico debería solventar las dudas.

De momento ya han empezado las recepciones a los miles de fibers que ya ocupan la ciudad alrededor de la fiesta Rock This Town, directos de diez bandas que son el aperitivo del festival. El escenario de la Torre de Sant Vicent acogió ayer a las bandas Monte Fuji y A-Phonics. Hoy seguirá con cuatro escenarios diferentes del municipio turístico y con la presencia de Homeless, Gatomidi, No soy Gente, The Last Band, Nacho Silvestre, Trepàt, Debigote y Arcana Has Soul. Junto a este programa, se desarrollará la XVI edición de la ‘Cita con la Danza’, que de nuevo vuelve a figurar en la programación.