La exposición ‘Reflexiones en un jardín imaginado’ presenta, por medio de una selección en torno a 100 obras, a uno de los artistas contemporáneos vascos más originales de su generación. Nacido en 1932 en San Sebastián, José Antonio Sistiaga es al mismo tiempo pintor, dibujante y cineasta. Su proceso interdisciplinar ha permitido una renovación constante de su lenguaje artístico en el ámbito de la abstracción. Influenciado por la obra del fundador de la abstracción Wassily Kandinsky y, después, por la pintura “informal” de los años 50, el artista se orientará progresivamente hacia composiciones en donde la forma desaparece en beneficio del lenguaje del color, de la luz y del movimiento.

Amigo de Jorge Oteiza, Sistiaga participará activamente en la corriente colectiva de artistas vascos alentada por el escultor a partir de 1966. La exposición se ha diseñado como un recorrido por un espacio central que favorece las perspectivas para dar valor al carácter interdisciplinar de la obra de Sistiaga. Este espacio central conectará con las salas temáticas situadas en la periferia del recorrido, dedicadas a los dibujos negros, a los dibujos eróticos, a los temas del cosmos, de las cuatro estaciones… o transformadas en sala de proyección para reproducir las condiciones de un cine total.

Las Reflexiones de Sistiaga rehúsan los caminos sinuosos de un mundo onírico o irreal, que considera demasiado cerrado sobre sí mismo, a favor de la trayectoria de una metafísica del espacio y del tiempo.

En el Koldo Mitxelena Kulturunea de San Sebastián. Hasta el 24 de septiembre. Obras: 107 en total: 6 películas, 17 pinturas sobre lienzo, 8 pinturas sobre cartón y 76 pinturas sobre papel.