Nos equivocamos con la fecha del estreno, pospuesto para ser película de verano y palomitas. Pero ya está aquí: ‘Paul’ es una comedia freak irreverente con dos rostros británicos que les sonará de la genial ‘Zombie party’, humor negro inglés destilado y gamberro de Simon Pegg y su amigo Nick Frost, algo más viejos, más gorditos y con más pinta de buscar cómics y no un extraterrestre que parece un Alf pasado de vueltas, tan tirado y rastrero como Bender en ‘Futurama’. Lo anunciamos el pasado enero, pero lo repetimos. Llega el 22 de julio.

El argumento es sencillo: ¿Qué pasaría si dos frikis británicos de viaje por Estados Unidos se encontraran con un extraterrestre algo borde y cachondo y escaparan de las autoridades con él? Las caras humanas las ponen Pegg y Frost, acompañados de Sigourney Weaver, Jason Bateman y Jane Lynch. Con que tenga el mismo gancho entre el público sensible a ese estilo de comedia que tuvieron con su primigenia historia de zombis y pintas ya habrán ganado un poco más de porción de público.