El Museo Thyssen-Bornemisza ya tiene preparadas cuatro exposiciones temporales para el año que viene que se suman (por un precio añadido, eso sí) a la colección permanente, de los mejores del mundo: impresionismo, hiperrealismo, Pisarro y el surrealismo. 

Fotos: Museo Thyssen-Bornemisza

La planificación de estas cuatro exposiciones se logran con profundas colaboraciones con otros museos, especialmente con aquellos en los que es necesaria la ayuda para entender mejor la pintura del siglo XIX y los movimientos del XX, el plato fuerte del año y de los técnicos del Thyssen. Las exposiciones alrededor del impresionismo y de las primeras vanguardias son comunes en el Thyssen, pero esta vez la primera, de febrero a mayo, aborda la relación de los maestros de los trazos rápidos y la desconexión con el academicismo con el paisajismo y el “aire libre”. La muestra sobre el hiperrealismo aborda un movimiento hoy denostado pero que tiene entre sus filas a grandes artistas en el país de origen (EEUU) pero también en España, como Antonio López.

Para el verano y el otoño volvemos atrás en el tiempo, al 1800 y pico, con una muestra sobre el maestro Pisarro, de los más reverenciados y de los menos estudiados, mientras que para la caída de las hojas ya hay otra visita a un mito nacional (y de los más explotados en la industria del arte-espectáculo), Dalí y el surrealismo, pero en esta ocasión conectándolo con el sueño y sus implicaciones intelectuales, desde la psiquiatría a las artes.

 

‘Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh’ (5 de febrero – 12 de mayo)

Analizar el papel de la pintura al aire libre como motor de la renovación plástica del siglo XIX es el objetivo principal de esta exposición. Cuando Monet, Renoir, Sisley o Pissarro empezaron a exponer sus obras en el estudio del fotógrafo Nadar, en 1874, la pintura al aire libre llevaba ya casi un siglo de desarrollo. La muestra reunirá alrededor de 100 obras en un arco cronológico que va desde 1780 hasta 1900, aproximadamente; desde los iniciadores del paisaje al aire libre, como Pierre-Henri de Valenciennes y Thomas Jones, a artistas como Turner, Constable, Corot, Rousseau, Courbet, Daubigny y todos los grandes maestros del impresionismo, hasta llegar al cambio de siglo con Van Gogh o Cézanne, entre otros muchos nombres imprescindibles.

‘Hiperrealismo. 1967-2012’ (9 de abril – 30 de junio)

A finales de la década de 1960 surge en Estados Unidos una corriente pictórica dedicada a la representación realista de escenas y objetos del día a día de la vida americana. Estos artistas parten siempre de la fotografía como documentación para su pintura. La consagración del movimiento tuvo lugar con su exposición en la Documenta de Kassel en 1972. La muestra empieza con los grandes maestros americanos de la primera generación, como Richard Estes, John Baeder, Robert Bechtle, Tom Blackwell, Chuck Close o Robert Cottingham, para mostrar a continuación la continuidad de la técnica hiperrealista en Europa. Muchas de las obras de la exposición pertenecen a la colección de Louis K. Meisel cuya galería se convirtió en el punto de encuentro del movimiento.

 

Cuadro de Camille Pisarro

‘Pisarro’ (4 de junio – 15 de septiembre)

En el verano de 2013, el Museo Thyssen-Bornemisza presentará la primera exposición monográfica en España del pintor impresionista Camille Pissarro (1830-1903). Figura fundamental del Impresionismo quedó sin embargo eclipsada por la gran popularidad de sus amigos y compañeros, principalmente Claude Monet. Con más de 70 obras, esta exposición buscará restaurar su reputación, presentándolo como uno de los grandes pioneros del arte moderno. El paisaje, género que domina en su producción, centrará el recorrido de la muestra, visitando cronológicamente los lugares donde residió y pintó.

‘El surrealismo y el sueño’ (8 de octubre – 12 de enero)

El Surrealismo no fue un movimiento artístico más, sino una actitud ante la vida que ha dejado una marcada huella en todo el arte posterior. Esta exposición mostrará, por vez primera, cómo esa huella, esa transformación de la sensibilidad contemporánea, tiene su raíz más profunda en la vinculación surrealista entre sueño e imagen. Pinturas, dibujos, collages, esculturas y fotografías de artistas como André Breton, Salvador Dalí, Paul Delvaux, Yves Tanguy, Renée Magritte, André Masson, Max Ernst, Jean Arp, Claude Cahun y Paul Nougé, entre otros, servirán para aproximarse de manera monográfica a esta sugestiva relación que propone el filosofo y crítico de arte José Jiménez, comisario de la muestra, y a la que se ha prestado una escasa atención en el ámbito artístico.

 

‘Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes del despertar’ (Dalí)