La Segunda Guerra Mundial trajo consigo innovaciones tecnológicas sin precedentes que produjeron en sus creadores dudas, orgullo y arrepentimiento a partes iguales.