La Comic Con concluye en San Diego y mantiene el tipo y se deja invadir por las promociones del cine y la televisión en detrimento del cómic que fue su origen. Un ejemplo son las promociones que hicieron Peter Jackson, Guillermo del Toro y Quentin Tarantino.