Una versión de cinco horas y media se visionará, en cambio, en los festivales. Von Trier tendrá la última palabra sobre el montaje. No habrá dos metrajes distintos en función de las escenas de sexo.