La película de Stanley Kubrick sobre el libro de Anthony Burgess cumple 40 años con una versión especial en DVD, con extras y un mítico Malcom McDowell en el papel de su vida. Inolvidable, para bien o para mal.

Por Marcos Gil

Cuando una película rompe la cabeza de alguien, aterroriza a la sociedad, se convierte en la suma absoluta del arte pop y de la transgresión, y de paso inmortaliza a un actor que no ha vuelto a ser el mismo (fuera de Inglaterra), entonces es que ha conseguido ser inmortal. O muy mortal, demasiado mortal. Idolatrada y adorada por unos, despreciada por otros, ‘La naranja mecánica’ es una de las obras maestras del cine. Guste o no. Son 40 años desde que en aquel lejano 1971 la sociedad inglesa hincara la rodilla en el escándalo ante la ultraviolencia, influencias del LSD, el pop anglosajón y buenas dosis de Beethoven con un filme acelerado que incluso asustó a Kubrick, que lo retiró de la cartelera por la presión del establishment, o como él mismo dijo, “porque mi madre dijo que era una guarrada”. La Naranja Mecánica no pudo ser vista en Reino Unido hasta después de la muerte del director en 1999. Sexo mezclado con violencia y una visión extremadamente subversiva del Gobierno son las claves de un filme que sigue al pie de la letra, como puede, la versión americana de la novela de Burgess, otro escandalizado, no por el resultado, sino porque Kubrick siguió esa edición censurada en un capítulo y no en la original, de tal forma que perdía el sentido inicial. Es decir, que Alex, el personaje, se regenera: aquí no, lo cual acentúa la acidez de la película y multiplica su subversión

Ni es fácil leer la novela ni lo es ver la película, con un Malcom McDowell imitado hasta la saciedad en su aspecto típico de la película: botas militares, bombín, bate de béisbol, coquilla, mallas y camiseta blanca, tirantes y el ojo derecho pintado como un sol negro resplandeciente. La cara de loco sociópata de McDowell creó escuela, desde Madonna a Los Simpson o en un desliz que ni en Disney ni en la cabecita de Miley Cyrus cabía, en una parte de su gira de niña mayor. Y por supuesto, al imitar aquel estilo visual totalmente innovador que sólo se había olisqueado de lejos en algunos filmes de los Beatles y piezas de animación minoritarias, terminaron por vaciar la verdadera carga de profundidad que es ‘La naranja mecánica’: una gran distopía sobre una sociedad controlada a través de la psicología y el conductismo en el que la libertad es un concepto ilusorio que tapa las vergüenzas de un gobierno de corte fascistoide. Todo eso mezclado con la aparición de las tribus urbanas modernas, ya que la película huele a mod, a skin, a un montón de estilos urbanos ingleses que a través del filme se generalizaron mucho tiempo después. Burgess, Kubrick y McDowell construyeron un mito, un icono moderno, tal cual. Incluso su título es una pura chaladura: dentro del diálogo londinense del inglés, el cockney, “clockwork orange” alude a lo más raro, a algo totalmente extraño, “As queer as a clockwork orange”, que podrí­a traducirse como “tan raro como una naranja mecánica”.

El filme, al igual que el libro una gran sátira sobre la hipocresía, la violencia y el control psicológico de las masas por los gobiernos, se caracteriza por una gran experimentación formal: Kubrick jugueteó con las cámaras y las velocidades, con escenas ralentizadas y otras aceleradas para multiplicar su comicidad, fragmenta la pantalla, alterna el gran angular con cámaras manuales (durante uno de los asaltos violentos), mezcla su filme con películas antiguas… casi parecía anticiparse al videoclip moderno. Un ejemplo más de la visionaria capacidad de Kubrick. Lo que sí hizo fue crear todo un género, el de la violencia extrema, ya que rompió el molde y muchos otros le siguieron en esa línea, con mayor o menor éxito. Además, fue de los pioneros en el uso de la música electrónica (el sintetizador específico de Walter Carlos, ahora Wendy Carlos tras su cambio de sexo, el famoso Mogo).

‘La naranja mecánica’ mezcla como ninguna otra cinismo, sátira, humor políticamente incorrecto, todo con un envoltorio cinematográfico totalmente experimental en el que Kubrick dejó atrás su etapa más clásica en EEUU para sumirse de lleno en su segunda mitad profesional en Gran Bretaña. Pura estética más que ética, con mensajes morales cruzados y muchas veces contradictorios que acentúan el sentimiento de perdición de Alex, como si fuera un títere de todo el mundo. Fue la pionera también en la moralidad a través de la acidez, algo que pagó caro: fue una película maldita durante décadas, hasta que la sociedad que la prohibió tuvo que aguantar luego ‘Taxi driver’, ‘Uno de los nuestros’ o todo el género de los asesinos en serie. Entonces ya era un icono devorado por todos. 40 años después.