Fin a la pesadilla de tener que estar todo el día enrollando y colocando cables para usar cualquier dispositivo; al menos si eres de Apple eso está a punto de desaparecer por dos nuevas patentes de la manzana mordida.

Según informa la web especializada Wired, Apple ha registrado ya una patente internacional para un dispositivo de recarga inalámbrica NFMR (Near Field Magnetic Resonance) que permitiría utilizar aparatos electrónicos sin necesidad de cables de corriente en un radio de un metro alrededor del mismo. Pese a que las bases de recarga de inducción magnética son una realidad desde hace años, no han supuesto una alternativa viable al cable de toda la vida, y mucho más para todo tipo de portátiles o iPads.

Estos dispositivos precisan por un lado de una base conectada físicamente a la corriente (con lo que no eliminamos el uso del enchufe) y por otro se necesita que el aparato que queremos recargar (un teléfono, por ejemplo) esté en contacto directo, apoyado sobre la base, con el dispositivo de recarga para que pueda funcionar.

El sistema de Apple permite proveer de energía eléctrica a todos los dispositivos que se encuentren dentro del rango de acción de la base, de manera que podríamos mantener funcionando inalámbricamente y sin baterías periféricos como el ratón y el teclado del ordenador, o usar nuestro móvil sentados en el sofá sin que la batería se agote en ningún momento.