Marcos Gil | El Corso | Revista Cultural Online

All posts by Marcos Gil

El LIGO detecta las ondas gravitacionales de dos estrellas de neutrones

Sin título-1

La Física sigue adelante como un tsunami, aunque parezca que es más teoría que práctica (que en gran medida lo es), de vez en cuando los experimentos multimillonarios como el LIGO rompen la baraja a favor de pruebas prácticas que confirman teorías centenarias. Hoy se ha sabido que la gigantesca instalación ha conseguido detectar ondas gravitacionales y la luz emitida por el choque de dos estrellas de neutrones.

Nobel de Química al método para observar moléculas orgánicas

molecula-afm1

Este año el máximo galardón en el terreno de la química ha sido para Jacques Dubochet, Joachim Frank y Richard Henderson por su desarrollo de tecnologías capaces de generar imágenes tridimensionales de las moléculas, la criomicroscopía electrónica para conseguir imágenes de alta resolución de las llamadas “biomoléculas”.

Nobel de Medicina para el estudio sobre el reloj biológico molecular

physiology_winners_02Oct2017-1-1024x483

Empieza el goteo anual para conocer a los Premios Nobel de este año. Y para empezar una de las ciencias que más ha avanzado en el último siglo, la medicina. En especial en cuanto a lo que a longevidad y conocimiento biológico del cuerpo humano ser refiere, y gracias en parte a los norteamericanos Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young por “sus descubrimientos de los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano”.

Reportaje – Tardígrados, los superhéroes de la Naturaleza

Tardígrado 3

Quemados, congelados, desecados, expuestos al espacio exterior. Son casi indestructibles. Nada acaba con ellos, apenas 0,5 mm de longitud y un ADN extremadamente primitivo pero eficaz, pueden soportar cualquier cosa y abren la puerta a aplicaciones médicas y fisiológicas futuras para la Humanidad.

Reportaje – El mundo subglacial antártico: volcanes, lagos, ríos…

wallpapers_de_glaciares_en_la_antartida-51-960x720

Bajo el hielo casi eterno de la Antártida hay mucho más que suelo apretujado y millones de metros cúbicos de hielo endurecido. Al sistema hídrico de lagos y ríos subglaciales que ya se conocía en el continente ahora hay que sumar algo mucho más peligroso: un sistema volcánico propio. Y eso cambia mucho el panorama geológico e incluso climático de la Antártida.

Neápolis, la Atlántida romana engullida por el mar

Hace 1.700 años un terremoto devastador en el norte de África, que se sintió desde Cádiz hasta Alejandría, de un extremo al otro del arco sur, generó un tsunami tan grande que se tragó Neápolis, una rica ciudad costera romana que basaba su prosperidad en la producción de garo, un alimento clave en la dieta romana.

En Trappist-1 podría haber agua

Cuando la NASA y la ESA (Agencia Especial Europea) avanzaron datos sobre el sistema planetario Trappist-1, alrededor de la estrella del mismo nombre, empezaron a construir poco a poco un mapa real de cómo funciona, de su equilibrio orbital y también de sus posibilidades de albergar vida. Y para que ésta exista hace falta agua. Ahora puede que sea así.

Los trelleborg: la inteligencia arquitectónica de los vikingos

Trelleborg_airphoto

Poco a poco el velo de mito, leyenda y clichés alimentados por el cine, la TV, la literatura y la cultura popular cae para mostrar a los vikingos como lo que eran, un pueblo mucho más avanzado y tecnificado de lo que siempre se ha creído. El descubrimiento de un nuevo fuerte circular vikingo lo demuestra.

Reportaje – Las Voyager rumbo al vacío

pia17462_3

Se cumplen 40 años de viaje del primer ingenio mecánico humano diseñado para cruzar el vacío más allá de todo. Las sondas Voyager 1 y 2, lanzadas con un mes de diferencia, llegan a las cuatro décadas de existencia y ya han sobrepasado los límites del Sistema Solar. Y lo mejor: en el vacío apenas tendrán desgaste, por lo que muy probablemente seguirán activas incluso después de que todos nosotros hayamos muerto.

Reportaje – Tau Ceti, otro barrio planetario cercano

foto-portada-960x540

La fiebre no cesa. A doce años luz de la Tierra, visible para un ser humano sin necesidad de ayuda mecánica, a simple vista una noche libre de contaminación lumínica, está Tau Ceti, a la que por fin le han adjudicado acompañantes en forma de planetas. Cuatro concretamente.