El fallecimiento de Antoni Tàpies a los 88 años en su domicilio de Barcelona significa la desaparición del artista español más importante e influyente de la segunda mitad del siglo XX, como gran referente del arte de vanguardia, a la altura de lo que representaron antes que él Picasso, Miró o Dalí.