Pintor a medio camino entre Dios y la Corte, entre el poder de la Iglesia a la que sirvió fielmente y de los poderosos del viejo Imperio Español, un mercenario (en el buen sentido) de la paleta convertido en una de las cimas del Barroco español. El Thyssen-Bornemisza retoma la exhibición de los clásicos.