A la tradicional brecha entre los espacios rurales y urbanos en términos de bienestar, se unen hoy nuevas formas de desigualdad que tienen que ver con la movilidad o el acceso a nuevas tecnologías de la información.