Mientras una parte de la ingeniería mecánica se centra en la robótica convencional, máquinas duras y flexibles con inteligencia artificial (IA) desarrollada a partir de computación tradicional, otra va más allá y sueña con las “mecánicas blandas”, formadas más por componentes casi biológicos pero sintéticos y adheridas a las nuevas IA.