Durante los siglos XVI y XVII proliferaron en Europa los gabinetes de curiosidades o de las maravillas. Se recopilaban en ellos objetos fabulosos.