La NASA tiene en proyección un sistema de alerta de incendios forestales en tiempo real, FireSat, diseñado para luchar contra la deforestación y que, bien coordinado, podría ayudar a extinguir mucho más rápido cualquier incendio antes de que sea demasiado grande.

Imaginen la escena: salta la alarma en el centro forestal que protege, pongamos por caso, los bosques de los Pirineos. La NASA acaba de enviar una alerta urgente de que media hora antes se ha iniciado un pequeño incendio forestal en un valle. Por el momento sólo tiene unas decenas de metros cuadrados de frente, pero por su ubicación complicada y los vientos bien podría expandirse con mucha rapidez. Los bomberos acuden “a tiro hecho” con todo lo necesario y lo extinguen antes de que pueda crecer. Sin embargo no creen que pueda estar completo antes de 2018.

Algo parecido es FireSat, el proyecto de casi un lustro que el centro de la NASA en Pasadena (California) tiene en fase de desarrollo. La idea es usar la red de satélites en órbita y sus sensores (calculan que necesitarían más de 200) para crear una gran red virtual de detección de incendios en zonas forestales lejanas o difíciles de alcanzar. La detección se haría a través de infrarrojos y sensores térmicos. Creen que podrían ajustarlo tanto como para dar el aviso apenas 20 minutos después de que se iniciara.

Imagen informática de cómo se comportaría el sistema: vigilarían la superficie terrestre por sectores regulares 

En la NASA, que ha informado sobre el proyecto en sus comunicaciones semanales, creen que usando el mismo principio podrían incluso detectar vertidos tóxicos en el mar, en los ríos, incluso ver en tiempo real cómo una parte de la superficie asciende de temperatura. Eso supondría que el mismo sistema diseñado para captar focos de incendio serviría para avisar de que un volcán aparentemente está liberando gas en alta temperatura, primer aviso serio de una erupción.

Funcionaría de forma parecida a una red de cámaras de seguridad en la red de metro, pero mucho más afinado ya que detectarían las fuentes de calor más pequeñas sin problema y no simplemente ofrecer una imagen fija de una zona. Incluso podría conectarse automáticamente con los servicios de emergencia en la Tierra, de tal manera que enviaría imágenes concretas de satélite a los bomberos y servicios de rescate. Y en realidad es factible porque ya se ha utilizado: la NASA simplemente adaptaría el sistema de observación que utiliza en Marte a la Tierra.

A diferencia de los sistemas actuales, que tardan demasiado en detectar incendios, el nuevo método de la NASA aprovecharía parte de lo que ya está en orbita y sobre todo trabajaría de forma global, como una gran red que interactúa con servicios de emergencia usando el instrumental de observación por infrarrojos.

Dos imágenes de satélite de un incendio, la real y la que está pasada por filtros que muestran la parte calcinada y de más temperatura