Cuando en 1930 Charkes Reznikoff publicó ‘Las aguas de Manhattan’, el canon literario estadounidense estaba ya cerrado y parecía indiferente a las aportaciones de los últimos llegados a la tierra de las oportunidades. Pero el tiempo demostró que era una novela monumental y parte integral de la literatura norteamericana. Siruela reedita esta gran obra.