La ciencia y España no se llevan bien, nada bien, sobre todo cuando por un puñado de euros se clausura uno de los pocos intentos de divulgación seria y organizada que existen.