Como todo animal el ser humano es producto de una larguísima evolución en la que quedan huellas de los estados anteriores; incluso nosotros tenemos algo de los anfibios: nuestros dedos se pueden regenerar.