Arte rupestre y ciencia se dan la mano en Altamira, que durante años fue campo abierto para el público hasta su cierre preventivo que ahora podría acabar.