El Sol cambia de polaridad con una precisión estimada de 11 años, coincidiendo con la cota más alta de actividad dentro de la estrella.