Ciencia con mayúsculas, y ciencia con la minúscula infantil de un joven amateur: un niño canadiense de apenas diez años ha descubierto una supernova de 600 millones de años luz de distancia.