Cómic archivos - Página 34 de 37 - El Corso | Revista Cultural Online

All posts in Cómic

Stan Lee crea Chakra para la India

stan-lee-chakra

Quien piense que Stan Lee se dedica a vivir de las rentas de sus creaciones como Spiderman está muy equivocado. No ha parado nunca, y no va a parar a partir de 2012. Su nuevo proyecto es Chakra, un superhéroe diseñado y pensado para inundar el mercado asiático, y más concretamente uno preparado para hablar y escribir en inglés, el de la India. Ni es Spiderman, ni Hulk ni Thor. Raju Rai, el nombre real de Chakra, es un adolescente indio, genio de la tecnología de Bombay, que consigue crear un traje especial que “despierta los centros de energía mística del cuerpo, los chakra”.

A partir de aquí toda la imaginación y la iconografía general de Stan Lee, uno de los fundadores de la Era de los Superhéroes en el cómic americano. El padre de Spiderman, los Cuatro Fantásticos, Hulk y muchos de los personajes que sostienen los pilares del éxito de los cómics de Marvel, ha llegado a un acuerdo para que su compañía (Pow! Entertainment) y la empresa india Liquid Comics lancen la primera historieta de Chakra el invencible en abril de 2012. Las aventuras de Chakra se podrán descargar de forma gratuita desde internet para todo tipo de soportes digitales, lectores, móviles u ordenadores. “En el escenario espectacular de la gran metrópoli india de Bombay contamos la saga increíble de Chakra, un héroe adolescente osado y peligroso”, asegura Stan Lee en un comunicado de Liquid Comics.

“Estoy emocionado de poder colaborar con mis amigos de Liquid Comics y lanzar una nueva saga de superhéroes”, explica el creador de los X-men y de Thor. Y el director y cofundador de Liquid Comics Sharad Devarajan añade: “La oportunidad de traer la inigualable experiencia de Stan a la India y la posibilidad de que colabore con talentos locales para darle vida a este nuevo personaje es la culminación de un sueño de toda la vida”.

El “bicho” de Miguel Ángel Martín

BUG

Otra más de cómic, y de un leonés, que últimamente están de moda. Miguel Ángel Martín ha creado ‘Bug’, es decir, ‘Bicho’, una obra de cómic onomatopéyico que demuestra su gran calidad como creador visual de líneas claras pero con un gusto estético muy particular. Y no hay nada mejor en un autor que sea capaz de ser visualmente distinguible.

Publicada por Reino de Cordelia, narra la vida de un bicho que vive en blanco y negro, en un mundo mudo, lo que permite demostrar la enorme capacidad narrativa de Martín y su facilidad para contar con el mínimo número de elementos. ‘Bug’ se publica por primera vez en una edición exenta en España cuando está a punto de aparecer también en Italia. Para la ocasión, su autor ha añadido algún episodio más y ha creado una galería de bichos con la expresividad característica de uno de los mejores autores actuales de cómic.

Dibujante y guionista de cómics, se dio a conocer al gran público en 1992 al obtener el Premio Autor Revelación en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Siete años después conseguiría en Roma el Premio Yellow Kid al mejor autor extranjero, considerado el Oscar de la historieta, lo que le convertiría en uno de los autores europeos con mayor proyección en Italia, en donde desde entonces ha obtenido importantes galardones como el Gran Premio Attilio Micheluzzi (Nápoles, Comicon, 2003), el Premio al mejor comic europeo Romics 2006 (Roma) y el Premio de los lectores Repubblica XL al mejor comic del año (Nápoles Comicon 2007). Su serie ‘Kyrie Nuevo Europeo’ fue trasladada al teatro por él mismo y estrenada en Madrid bajo la dirección de Pepe Mora. Es autor del guión del cortometraje en 35 mm basado en el cómic ‘Snuff 2000’, y dirigido por el también dibujante y cineasta Borja Crespo. Como ilustrador y animador, firmó la cabecera del programa iPOP (TVE2) y la cortinilla de animación para el canal Cinemanía de Canal Satélite Digital dentro del proyecto Microfilmes. Su cómic ‘Atolladero’ fue llevado al cine por el guionista del mismo, Óscar Aibar.

Reportaje – The Walking Dead es puro cómic

recurso 3

La exitosa serie ‘The Walking Dead’ tiene su origen en una saga de cómic firmada por Tony Moore que es una auténtica obra de culto. La Sexta emite en abierto, mañana miércoles, otro capítulo más de la segunda temporada de una producción que ha encandilado a España como pocas.

 

Por Luis Cadenas Borges – (Imágenes: AMC e Image Comics)

Todo tiene un inicio, una base, una idea inspiradora, una chispa inicial. Cuando muchos descubrimos en España la serie ‘The Walking Dead’ lo que nos quedó fue la sensación de estar ante una maravilla de la pequeña pantalla, una de esas pruebas majestuosas de que formaba parte de la llamada ya “Nueva Edad de Oro de las Series”, productos más sofisticados y densos, y de más calidad, que la mayor parte del cine que se hace hoy. Pero todo tenía su base en una serie de cómics salidos de la cabeza y las manos de Robert Kirkman y Tony Moore respectivamente. A partir de la séptima entrega de la saga, el dibujo lo puso Charlie Adlard. Nació allá por el año 2003, y no llegaría a España hasta 2005 con Planeta DeAgostini Cómics. En EEUU los derechos son de Image Comics. Y el argumento es muy sencillo: un grupo de supervivientes de un apocalipsis zombi intenta sobrevivir a toda costa entre el sufrimiento, las rivalidades entre ellos, la búsqueda de un lugar seguro y la persecución de los zombis.

La serie creada por este trío (Kirkman-Moore-Adlard) tiene una característica brutal, la tremenda dureza de la historia. Hay mucho nihilismo, un derrumbe moral postapocalíptico total que convierte a los humanos perversos en seres más peligrosos incluso que los propios zombis. La alegría es efímera, y el tono continuo es una fusión de derroteros de locura, violencia y cinismo a partes iguales. Evidentemente, en la pantalla eso se suprime por una mayor profundidad psicológica de los personajes. Lo comido por lo servido. Son muchos los que apuntan que la adaptación de AMC y firmada por Darabont (en su primera temporada) supera en calidad al original en dibujo y texto, pero lo cierto es que en EEUU la obra original es de culto. Eso sí, ya tiene sobre su cabeza el mayor problema de todas las sagas largas: los argumentos y guiones empiezan a ser repetitivos y a caer en la trampa de los giros forzados, donde se los personajes se entremezclan en relaciones amorosas y traiciones que acercan a la obra a la telenovela más que a lo literario.

Por otro lado, las reacciones de los seguidores de la serie del cómic son siempre más virulentas porque no admiten la migración de la idea de un soporte a otro. Como bien han señalado muchos de ellos, en la serie de TV no existe la virulencia del original en viñetas, pero es obvio: cada formato impone sus limitaciones, y en la televisión está claro que la hiperviolencia y la hipersexualidad no son admisibles. No por cuestiones morales (que también), sino porque en el relato audiovisual la violencia y el sexo son un recurso secundario que si absorbe toda la carga acaba destrozando el argumento. Las adaptaciones siempre son versiones, no traducciones literales. Pero parece que eso algunos no lo ven claro.

El resto de sus características son ya habituales, porque el género y la situación general hace la mitad del trabajo: nada mejor que un escenario de hundimiento total de la civilización para hacer pasable situaciones y perfiles que en otro caso no serían nunca admisibles por excesivas. Esta época cultural y sociológica ayuda mucho. Como mentábamos en octubre en el blog Corso Expresso, “como en el eterno retorno de aquel bucle filosófico que fue Nietzsche, todo vuelve en esta vida de crisis cíclicas y modas pasajeras. Los zombis, tan denostados por cutres y poco efectivos a la hora de aterrorizar al personal, han vuelto. Una vez que se ha explotado a fondo el abanico de opciones más clásico (vampiros, hombres lobo, fantasmas) no queda más remedio que recuperar viejas glorias de siempre: tipos de tez cuarteada, roja y grisácea, de expresión muy limitada y con una sola obsesión, comerte tu cerebro o lo que puedan de tu cuerpo”.

El ‘Aullido’ beat en novela gráfica

50403730_aullido_gde

Aparte de ‘On the road’ de Kerouac, la generación beat tuvo una piedra de toque en ‘Aullido’, de Allen Ginsberg, obra literaria de culto que mezclaba todo tipo de referencias artísticas y que era lo suficientemente subversiva como para ser prohibida. Fue manual de estilo de vida ideológico beatnik. Ahora, medio siglo después, es recuperada por Eric Drooker en versión ilustrada y editada por Sexto Piso, con 226 páginas que alterna texto e imágenes. Precio, 24,90 euros. Totalmente recomendable.

Publicado por primera vez en 1956, ‘Aullido’ de Allen Ginsberg se sobrepuso a juicios de censura y obscenidad para convertirse en uno de los textos más leídos de todos los tiempos, traducido a más de veinte lenguas, y se erigió en modelo para las nuevas generaciones de todo el mundo.

La relación de Drooker y Ginsberg es curiosa: el segundo coleccionaba los carteles de arte urbano del primero, así que le propuso ilustrar los escenarios de ‘Aullido’. Drooker era un artista callejero en el que surge la influencia de la pintura norteamericana que se centra en las formas urbanas, dándole una apariencia de ensoñación y de cómic al mismo tiempo. Actulamente es uno de los street-art makers más valorados.


 

Drácula by Forges-Azpiri

EDB79080001_es

Koomic presentó hace poco ‘Drácula’, creación a dos manos de Forges y Azpiri (autor de Mot, para quien ande algo perdido). El volumen está englobado en la nueva colección Horreibols and Terrific Books que edita Ediciones B, y que se vende tanto en papel como en la red digital de Koomic. Se trata de una serie inclasificable donde ambos autores unen sus estilos en tanto en el guión como en el dibujo para contar sus versiones de los clásicos de terror de todos los tiempos. De momento ya va Drácula.

Ediciones B asegura que “Azpiri y Forges ilustran la colección ‘Horreibols and terrifics books’ con los más eminentes relatos de terror. El primer número lo dedican a Drácula, un personaje que tuvo una vida más larga y, sobre todo, más perra que la del Hombre Lobo. Dice Forges en el prólogo del libro: “Los retos mueven a los seres humanos y cuando estos humanos son más o menos artistas, no solo se mueven, alcanzan, alcanzamos, velocidades lucernarias. Trabajar en plan tándem con Alfonso Azpiri es una de las joyas, muy, muy preciada, de mi vida profesional. Tras muchos años de amistad y trabajos muy variados en los cuales nos hemos embarcado, Alfonso me ha propuesto llevar a cabo esta idea suya: los más eminentes relatos de terror efectuados en ‘duocómic’, palabrasto inventado para esta forma de curre”.

Reportaje – 4 cómics americanos

sargento rock viñeta

Cuatro opciones de cómic, en este caso desde las factorías de este arte en Estados Unidos, con firmas como la del guionista Brian Azzarello. Nuevas historias sobre viejos mitos u obras totalmente nuevas que siguen las líneas maestras de la escuela americana de unir texto y dibujo, editadas por Planeta De Agostini y Panini Comics.

 

Por Luis Cadenas Borges

‘Sargento Rock: entre el Infierno y algo peor’ (Brian Azzarello / Joe Kubert) – Foto de portada

Brian Azzarello, guionista de volúmenes como ‘100 Balas’, ‘Luthor’, ‘Joker’ o ‘Batman: Ciudad rota’, abandona la línea de los superhéroes para centrarse en otra veta cada vez más explotada: la guerra. Historia de la Segunda Guerra Mundial con otro personaje de carne y hueso, pero igual de clásico, el Sargento Rock. El dibujo lo pone otro de los más veteranos en este tipo de cómic dinámico del belicismo, Joe Kubert, que colabora para crear una novela gráfica de gran calado que exhibe la peor miseria humana en medio de un conflicto bélico, al más puro estilo duro y espectacular de la industria americana. Libro rústica, 144 páginas, 16,95 euros. Vértigo y Planeta De Agostini. 

 

‘Batman: Ciudad Rota’ (Brian Azzarello / Eduardo Risso)

Siguiendo la estela de Azzarello, aparece este otro trabajo suyo, dentro de la larga serie sobre Batman, reconstruido una y otra vez por diversos autores. El mismo equipo de gente que hiciera ‘100 Balas’ en 2010 aparece con esta fusión del Caballero Oscuro con la serie negra y policiaca de toda la vida; otra vuelta de tuerca a un personaje más tendente muchas veces a confundirse con los callejones y las trampas de las líneas de Dashiell Hammett o Raymond Chandler que con el heroísmo hercúleo puro y duro. Azzarello pone el guión, y Eduardo Risso el dibujo, una historia arquetípica de búsqueda del asesino que implicará a casi todo el universo de Gotham, villanos incluidos, en una auténtica reconstrucción del mundo construido por DC Comics alrededor de Bruce Wayne y alter ego.  DC Comics y Planeta De Agostini: Libro rústica, 144 páginas, 14,95 euros. 

’12 de septiembre. La América de después’ (Varios Autores)

Pasamos de las viejas series a las nuevas novelas gráficas de inspiración mixta, americana y europea (cada vez más frecuentes), también colectivas, como este volumen dedicado al día después de los atentados del 11-S, desde la perspectiva social, psicológica y cultural. Entre los autores aparecen firmas consagradas como la de Art Spiegelman, autor de la ya canónica ‘Maus’, pero también Joe Sacco (‘Palestina’, ‘Gorazde’), Muñoz y Sampayo (‘Alack Sinner’) y Enri Bilal, que se encarga de hacer la portada. El libro nace a partir de la necesidad de recordar en el décimo aniversario, este año, de los brutales atentados que marcaron un antes y un después en el mundo tras la caída del Muro de Berlín y del comunismo en el mundo. El peor ataque de la historia contra EEUU se retrata y revive a partir del dibujo en sus consecuencias para el propio país y el mundo. Planeta De Agostini: Libro cartoné, 208 páginas, 20 euros.

‘Némesis’ (Mark Millar y Steve McNiven)

Cuatro volúmenes en uno salidos de las cabezas de Mark Millar y Steve McNiven, con una sencilla premisa: ¿Qué ocurriría si el mayor superhéroe de una ciudad fuera en realidad en realidad un villano, un malvado que se aprovecha de su condición? Así es como aparece Némesis, que lleva años sembrando el caos en Asia para ahora fijarse en Washington y EEUU. Para respaldar el estilo, no del dibujo pero sí del guión, merece la pena recordar que Millar es el mismo que puso texto a ‘Kick Ass’, lo que ya da pistas de por dónde puede ir una historia que aspira a dejar atrás este volumen que causó furor en todo el mundo. De nuevo una historia clásica al estilo americano pero con otro giro más actualizado. Panini Comics: Libro en tapa dura, 120 páginas, 14,95 euros. 

 

Reportaje – James Joyce

James Joyce según Zapico

Alfonso Zapico consigue hacer el primer biopic del cómic con acierto y buena narración, ‘Dublineses’, sobre la vida del complejo escritor irlandés: ya hablamos de esta obra antes, pero no tan extensamente. 

‘Crónicas de Jerusalén’ – Guy Delisle

jerusalen

Hoy sale a la venta la nueva obra de Guy Delisle, el gran cronista social y antropológico que usa el cómic como una llave para contar el mundo y lo que ve y conoce en sus viajes. ‘Crónicas de Jerusalén’ (Astiberri) saldrá con un precio de 26 euros y ya promete ser uno de los mejores del año.

Tras un año en Jerusalén acompañando a su pareja, miembro de Médicos Sin Fronteras, Guy Delisle nos ofrece en Crónicas de Jerusalén, una de las novelas gráficas más esperadas del año, su personal visión de uno de los conflictos más enquistados de la actualidad. Astiberri lo tiene marcado a fuego en el calendario, y ha conseguido que suplementos como ‘El Cultural’ le haya prestado atención, con su particular estilo sencillo, bicolor o en color, pero Delisle a fin de cuentas, con un finísimo sentido del humor.

Delisle nos muestra su lado hogareño, al tener que hacerse cargo del cuidado de sus hijos mientras su mujer está fuera, pero también, sobre todo, las numerosas peculiaridades, extravagancias y absurdos propios de Jerusalén que el autor va descubriendo en sus vagabundeos: las restricciones a la libertad de desplazamiento, los cacheos e interrogatorios sistemáticos, los enfrentamientos entre las diversas comunidades cristianas que gestionan el Santo Sepulcro… Todo ello aderezado con un estilo sobrio y un agudo sentido del humor. El autor explica: “Hay cosas que sólo he entendido al estar en Jerusalén. Y cuando descubro algo nuevo tengo la debilidad de creer que es interesante compartirlo. Por ejemplo, me parecía pertinente explicar cómo funcionan las colonias, de qué forma está dividida en dos la ciudad, este tipo de cosas…”.

Reedición de ‘No pasarán’ de Giardino

no pasarán - friedmann

Norma Editorial ha decidido reeditar uno de sus éxitos, ‘No pasarán’, una de las aventuras del personaje Max Fridman, ideado por Vittorio Giardino, y que fue un éxito desde su publicación en el año 2000. Un tomo de 240 páginas a color y tapa dura con extras que mejoran la edición respecto al original.

Vittorio Giardino creó una obra donde ponía el guión y el dibujo, destinado a ser un clásico del cómic de espionaje en pleno conflicto bélico, en una guerra de ideologías en la que demostró estar muy bien documentado. Lo hizo en tres álbumes que aquí se reconvierten en uno solo. Giardino inventó este Max Fridman en pleno 1938, cuando viaja desde Suiza a Barcelona para buscar a su antiguo amigo Guido Treves, desaparecido. Es la mujer de éste quien se lo pide. En el viaje tendrá que enfrentarse a los que quieren eliminarle desde el lado fascista a los que también, entre los extremistas de izquierda, desean y anelan pasarle la factura y quitarle de en medio.

Yo, Elvis Riboldi

portadilla elvis

Primera saga de novelas gráficas españolas por y para críos. Parece mentira pero, salvando las distancias, ‘Yo, Elvis Riboldi’ es toda una pionera, editada por La Galera y firmada por Bono Bidari, que no existe sino que es una reunión de cuatro personas: Jaume Copons, Daniel Cerdà, Ramón Cabrera y Óscar Julve. Son los Luther Blisset del cómic para niños.

Elvis es un niño hiperactivo, un terremoto con piernas que durante la colección es capaz de presentar una factura de daños que da miedo: una casa entera, varios cientos de coches, 82 motos, 16 cristales de ventanas, doce lápices de colores, ocho instalaciones, cinco huevos, un reloj de lujo, un cartel de carretera y otros objetos como despertadores, gafas y un pastel de cumpleaños. A pesar de no ser capaz de hacer daño “ni a una mosca”, según indica la contraportada.

Copons, quien trabajó como guionista desde 1994 hasta 2000 para Barrio Sésamo y formó parte del equipo de dirección de Los Lunnis, y el resto de su equipo, cuentan en esta novela cómo se puede ser diferente al niño “pulcro y perfecto que aparece en televisión. Elvis es como todos esos niños que no casan con el niño estándar en la escuela, movidos, rebeldes, a quien se le suelen romper las cosas en la mano y que no saben qué decir en clase“. Una de sus facetas es el gusto musical por AC/DC, nada convencional, pero que se basa en los gustos de los autores y también en que esta banda ya arrastra a familias enteras, los hijos de los primeros fans. “La gran apuesta era hacer un libro que pudiera hacer gracia a un niño de nueve o de catorce años, pero que arrancara una sonrisa a un adulto, como mínimo”, contaba Copons a los medios.