El Museo del Prado expone hasta el 12 de junio uno de los mejores compendios que se han organizado en España sobre Georges de La Tour, un pintor a caballo entre dos épocas, afortunado profesionalmente pero con un carácter igual de taciturno que muchos de sus cuadros, dotados de un recogimiento que los diferencia del resto.