La exploración espacial se abre al sector privado con la empresa Moon Express mientras acumula nuevos elementos para poder asaltar Marte en las próximas décadas con el módulo de servicio de la ESA que podrá acoplarse a la nave Orión.

Imagen de portada: Módulo Orion

La Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos, institución responsable de cualquier proyecto o servicio aeroespacial con sede en su territorio, ha dado luz verde por primera vez a una misión a la Luna, la primera de muchas para este nuevo tipo de negocio que inyectará recursos y medios para la exploración espacial futura. La empresa tiene un nombre más que obvio: Moon Express, con sede en Florida y que tiene en proyecto explorarla con sondas robotizadas, sin participación de humanos. Se abre así una nueva vía de explotación para una tarea cada vez más necesaria para el futuro de la Humanidad y que, hasta ahora, dependía sólo de agencias estatales y sus contratistas privados.

La razón es un tratado de 1967 por el que EEUU tiene una responsabilidad internacional para todos los vuelos espaciales realizados desde su territorio, sean públicos o privados. Es un auténtico salto porque hasta ahora las misiones al espacio exterior de origen privado se habían reducido a salir fuera de la atmósfera y la reentrada. Todas las demás iniciativas eran de contratistas de las agencias estatales y con proyectos vinculados a su control público. La FAA era el principal escollo, desde el punto de vista administrativo, para poder realizar estas misiones comerciales y científicas, destinadas a prestar un servicio concreto y al mismo tiempo aportar nueva información sobre la Luna.

Para poder operar Luna Express contará con apoyo de la NASA, pero no regulación: la agencia no tiene pensado controlar a la empresa, que sin embargo tendrá que especificar cada detalle de sus misiones. Las primeras consistirán en sacar fotos y vídeos que enviarán a la NASA y otras instituciones. Y algo bastante menos científico: depositar urnas con restos incinerados para que sean enterradas en la Luna.

Europa ya tiene su módulo de servicio para Orion

La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han dado finalmente su aprobación al módulo de servicio fabricado en Europa que se integrará en la cápsula espacial Orion, que entre otras posibles misiones futuras estará la de viajar a Marte. La aprobación llegó cuando superó la revisión crítica de diseño impuesta por ambas agencias espaciales. Este módulo es esencial para la Orion, ya que será el comodín de energía y logística de supervivencia (generará aire y agua limpia para la tripulación) de la nave cuando aborde el espacio profundo, la zona interplanetaria más allá de la las órbitas terrestres y lunares.

El examen del módulo era la prueba más importante para poder autorizar su convergencia final con Orion. En total fueron tres revisiones en las que se pusieron a prueba circuitos, instalaciones y desarrollo tecnológico, su compatibilidad con Orion y su futura funcionalidad. En las pruebas estuvieron presentes técnicos de las compañías que han hecho realidad la estructura, Airbus Defence & Space por parte europea y Lockheed Martin por la americana, los constructores de la nave Orion. El módulo no estará listo antes de la primavera de 2017, momento en el que será entregado a la NASA en Florida, donde será preparado para la primera misión de prueba en 2018.

El Módulo de Servicio Europeo MPCV-ESM –un cilindro de unos cuatro metros de altura y diámetro, y que cuenta con los cuatro distintivos paneles solares (19 metros de lado a lado cuando están desplegados) del ATV– va fijado a la parte inferior de la cápsula tripulada. Además de aportar propulsión a la nave Orion, también desempeñará funciones de maniobra orbital y control de actitud, amén de suministrar agua y oxígeno a la tripulación y de proporcionar energía eléctrica y control térmico cuando está acoplado al módulo de la tripulación. El módulo de servicio, que no va presurizado, también puede utilizarse para llevar carga adicional.

Recreación de una de las sondas robóticas que tiene pensado enviar Moon Express a la Luna