Poco a poco el ser humano y su ciencia se acercan hacia la meta: regenerar por completo cualquier tejido humano sin necesidad de transplantes y esperas.