Una vez más ha sido la combinación entre tecnología humana y el Sol lo que ha dejado al descubierto algo que se sabía pero que ya no hay forma de obviar: en Encelado hay agua.